miércoles, 21 de agosto de 2013

Hora de retirarse

                          

Cuando callé mi canto, te quedaste quieta
ni siquiera una lágrima
ni siquiera una sonrisa
creo, ni siquiera estabas tu.

Poesía y pintura de Alfredo Castañeda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada